Search

El Proyecto de la Vida

Updated: Jun 12





Esta memoria se construyó así:


Llegué a Grupo Baum para apoyar al área administrativa, pero poco a poco me he convertido en una especie de todóloga, lo cual me gusta mucho más. Esto es porque lo que hago es ayudar a tener mejor control de los sucesos que se van dando a través del proceso de un proyecto, y así lograr que cada proyecto llegue a su conclusión de la mejor forma. Este tipo de trabajo requiere que tenga una visión a más largo plazo, cuidando las necesidades y objetivos de los diferentes actores involucrados en el proyecto. Este rol, además de darme grandes aprendizajes profesionales, me ha permitido aplicar sus lecciones a mi vida personal, sobre todo a partir del nacimiento de mi hija, Natalia. En esta memoria les quiero compartir cómo llegué a estas conclusiones.


Cuando empecé a trabajar en la gerencia de obra, el principal reto a resolver era construir un sistema de control para medir el progreso de los proyectos. Al ser una gerencia jóven, había algunas áreas de oportunidad en cuanto a la comunicación, cosa que podía llegar a provocar retrasos y huecos de información entre los distintos actores involucrados. Esto a su vez dificultaba la estrategia de tiempos en cada una de las obras.


Para resolver esto, era necesario que todas las personas del equipo entendieran los impactos que tienen las acciones individuales en el resultado colectivo de nuestros proyectos. El sistema de control que ayudé a construir responde a esta necesidad.


Como cualquier cambio importante, el proceso de adopción de este sistema no fue sencillo, pero se logró con una combinación de insistencia y convencimiento. Hoy me siento orgullosa de lo que se ha logrado, pues se ha construido un entendimiento de equipo sobre la importancia de los procesos y su seguimiento. Por esto me gusta entender mi rol como un puente, un vínculo entre distintas áreas, incluyendo la coordinación de obra, el área de administración, y los puntos de contacto con el cliente.


Puedo resumir esto en un aprendizaje importante para mi: para todo objetivo hay un proceso, y en la medida de que todos los involucrados lo seguimos, podremos alcanzar nuestros objetivos de forma sencilla, rápida, y eficaz.


Todo esto me lleva a la llegada de mi hija Natalia. Como cualquier madre sabe, una bebé representa una transformación total de la vida, un suceso de alegría enorme que también me hace sopesar y replantear decisiones que antes habría tomado con ligereza. Por eso hoy me doy cuenta que lo que he aprendido aquí, desde plantear objetivos hasta darle seguimiento a las acciones necesarias para cumplirlos, es algo que vivo en el día a día de mi vida doméstica, con el equipo que encuentro en mi familia.


Descubrí que es tan importante contar con procesos para guiar nuestras acciones en la vida como en el trabajo, y que ser mamá es un trabajo de gestión de proyectos como ningún otro. Quiero concluir invitando a todas y todos a que entendamos que nuestras vidas son nuestro proyecto más importante, y que podemos aplicar estos aprendizajes de gestión a nuestros quehaceres y tareas diarias, para así alcanzar nuestros objetivos personales, ¡y muchas cosas más!


39 views0 comments

Recent Posts

See All