Search

Abrazar la Incertidumbre

El año pasado cuando el mundo se sacudió ante la pandemia, todos tuvimos que enfrentar los retos de una disrupción histórica en nuestras vidas. No quiero ahondar en los lugares comunes pandémicos que ya todos hemos escuchado hasta el cansancio, entonces quiero contarles un poco de cómo me tocó vivir esta experiencia y algunas cosas que aprendí en el camino.


En mi caso, la pandemia coincidió con mi entrada a Grupo Baum, en octubre del año pasado. Afortunadamente antes de entrar ya conocía el estilo de trabajo de algunas de las personas que conforman el equipo, por lo que no me sorprendió encontrar una gran apertura a responder a estos retos con entusiasmo y decisión.







Entrar a un trabajo nuevo en cualquier ocasión es un reto que implica un proceso de adaptación y aprendizaje, de conocer personas y familiarizarse con otras formas de trabajo. A mi me tocó entrar en modalidad de trabajo a distancia, por lo que esta experiencia la llevé a cabo a través de videollamadas, mensajes, y correos. Poco a poco me integré a los ritmos de trabajo, primero en Verde Vereda, donde tuve la oportunidad de revisitar proyectos en los que ya había participado, como Callejero, pero esta vez desde una visión de investigación y retrospectiva. Después, me integré al equipo de la Gerencia de Obra Baum, para apoyar en un esfuerzo de mejora de procesos de control.


Estos cambios que aquí les describo de forma resumida, fueron en realidad varios meses de trabajo en los que atravesamos transformaciones importantes dentro del trabajo, picos de infección de Covid, e incluso una helada histórica en Monterrey. Es decir, no fue algo sencillo. Sin embargo, poco a poco el mundo se empezó a componer. Los casos de Covid bajaron, los programas de vacunación empezaron a funcionar, y logramos regresar a la oficina, con todas las medidas de seguridad. Claro, hasta el día de hoy seguimos usando cubrebocas y gel antibacterial, pero todo esto ha valido la pena por el regreso al trabajo presencial.





Recuerdo que el primer día de trabajo presencial me produjo muchísima alegría. Desde el simple hecho de ver a gente y conocer a las personas que había visto principalmente por pantallas, todo me pareció una gran experiencia. El hecho de colaborar presencialmente de nuevo me conmovió, y me hizo pensar en el significado profundo de lo que hemos atravesado. Aún no estamos fuera de esta pandemia, pero en Grupo Baum hemos construido respuestas a estos enormes retos que se han presentado, y juntos hemos salido adelante.


Para mi la lección más importante de esto ha sido la importancia de abrazar la incertidumbre, de tener la valentía y el buen juicio para tomar riesgos calculados y construir soluciones a partir de la información que se va presentando. Me alegra saber que la habilidad de enfrentar la incertidumbre de forma inteligente es una habilidad que será vigente de aquí en adelante, pues parece que será algo con lo que viviremos al menos en el futuro cercano. Comparto esto con la certeza de que hay otras personas que han llegado a una conclusión parecida, y con la esperanza de que sigamos convirtiendo los cambios en aprendizajes.


16 views0 comments

Recent Posts

See All