Search

Gestión Flexible




Esta memoria se construyó así:


Empecé a trabajar en Grupo Baum el día 7 de octubre del 2019, en el puesto de coordinadora administrativa. Esto significa que superviso la coordinación de contratos y pagos, la revisión de los catálogos, el manejo de precios unitarios, y en general cuido el presupuesto que se utiliza para el desarrollo de los proyectos de construcción que operamos como gerencia. Yo estudié arquitectura, y a partir de mis estudios me dí cuenta que lo que me resulta fascinante ¡es el trabajo administrativo detrás de una obra! Y es que, desde esta área puedo ver tooodo lo que sucede en la obra: los materiales que se necesitan, los procesos detrás de cada componente en la construcción, los estudios, así como el esfuerzo necesario para que un proyecto pase de una idea a una obra. Algo que he disfrutado mucho en mi tiempo en la gerencia es que hemos sido muy conscientes al decidir con quien hacer mancuerna, y colaborar con distintos proveedores, entendiendo que no sólo se trata de contratarlos, sino que también debemos de conocerlos, entender sus cualidades, su contribución y claro, realizar el proceso competitivo correspondiente. Entonces, me encuentro en un rol muy particular desde el área de administración en el que todos los días nos preguntamos a nosotros mismos, ¿Cómo le hacemos para administrar la flexibilidad?¿Cómo adaptamos la disciplina de la administración a la realidad de la obra?


Desde que entré a Grupo Baum he participado en todas las contrataciones que se han realizado. Esto me ha permitido ver el proceso total de una obra, y puedo decir que entiendo el significado de la calidad en cada proveedor, y en cada contexto. Es decir, para algunas obras es más importante algún acabado, donde en otras será más importante la resistencia de un material, o bien la calidad de la mano de obra que juega un papel muy importante y transversal a todo esto, entiendo que aporta un componente artesanal esencial para el resultado final. Por eso, en cada uno de estos procesos de cotización, donde cada uno es distinto, siempre sumo desde mi perspectiva de arquitecta y con mi experiencia en obra.





La administración es una ciencia exacta, pero la obra es un proceso dinámico, cambiante y flexible, y no existe una sin la otra. Por ello, mi reto es cuadrar estos distintos ámbitos para que funcionen en armonía. Esta armonía se volvió complicada cuando inició la pandemia, pues el mundo de la construcción cambió, y se detuvo la obra por un momento, desequilibrando el orden de mi vida y de mis procesos. Como respuesta a esto, el área de obra se convirtió en área de administración por un instante. Aquí es cuando la capacidad de adaptación que hemos cultivado en el área de administración nos sirvió para responder a un reto de esta dimensión.


Y es que, en mi papel de coordinadora administrativa, no solo me limito a los procesos competitivos, sino que aprovecho la oportunidad de conocer a fondo nuestro trabajo. En un momento realicé el proceso competitivo para los árboles que plantamos, por lo que visité más de 5 viveros en Nuevo León para elegir 110 encinos y 24 duraznillos para un proyecto de arborización importante. Revisamos hasta la calidad de la tierra donde crecían estos árboles, lo cual disfruté mucho, porque amplió mi perspectiva y mi entendimiento de nuestros proyectos en su integridad.


Lo que he aprendido a través de este proceso es que este trabajo no se trata sólo de administrar, sino de conocer a fondo las implicaciones de cada una de las decisiones que se toman en la oficina y el impacto que tienen en la obra y en el resultado final de nuestro trabajo. Para mi esto significa ser flexible. Es entender que no siempre se trata de conseguir el precio más barato, sino de elegir el elemento ideal para la obra. Esto es administrar la flexibilidad, y ver más allá del excel para contribuir al éxito de un proyecto en el plano físico, convirtiéndolo en algo que todas y todos podamos disfrutar.


58 views0 comments

Recent Posts

See All